La desindexación de los precios del IPC empobrece aún más a la ciudadanía y continúa debilitando el Estado de Bienestar

La desindexación de los precios del IPC empobrece aún más a la ciudadanía y continúa debilitando el Estado de Bienestar