DOS AÑOS TRAS LA REFORMA LABORAL

Tras haberse cumplido dos años de la aprobación de la reforma laboral, Gobierno, empresarios y sindicatos discrepan de los beneficios de una legislación que tenía como objetivo frenar la destrucción de empleo y de momento deja un balance estadístico de 675.000 ocupados menos y 256.800 parados más.

Según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), el número de ocupados en el primer trimestre de 2012, momento en que la reforma comenzó su andadura, era de 17.433.200. En el último trimestre de 2013, los ocupados habían bajado a 16.758.200.

Mientras, los desempleados pasaron de 5.639.500 en el inicio de 2012 a 5.896.300 al cierre de 2013, lo que se tradujo en un punto y medio más en la tasa de paro, del 24,44 al 26,03 actual.

Entre otras cosas, la reforma laboral ha dotado de mayor flexibilidad interna a las empresas con dificultades económicas para que recurrir a medidas alternativas al despido, como los descuelgues o inaplicaciones del convenio colectivo en lo que respecta a salarios, jornada, horario, movilidad o funciones.

También ha abaratado la indemnización por despido improcedente para los contratos indefinidos de 45 a 33 días por año trabajado, ha facilitado el despido objetivo con 20 días de indemnización por causas económicas y ha eliminado la autorización administrativa previa para los ERE.

Además, ha introducido un nuevo tipo de contrato para emprendedores, dirigido a autónomos y pymes de menos de 50 trabajadores, bonificado fiscalmente y con un periodo de prueba de un año sin indemnización por despido.

El tercer Observatorio de Seguimiento de la Reforma Laboral de la Fundación Sagardoy, el Club de Excelencia en Sostenibilidad y Adecco ha calculado que los salarios han bajado de media un 10 %.

Según el Observatorio, la media de las indemnizaciones está en 26 días en caso de despido colectivo por causas objetivas, seis días más de los previstos por ley.